Ya no hay noticias “fiambres”

La noticia es el insumo. El reciclaje es la variedad de formas de procesarla, aderezarla, formatearla y divulgarla. En el LISTÍN DIARIO, por ejemplo, una noticia compacta del impreso, solo texto, se fragmenta en varias porciones en el digital.

44
MIGUEL FRANJUL

En la jerga del periodismo del pasado, los “fiambres” eran aquellas noticias caducas que se suponían ya conocidas por la mayoría de los lectores de un diario o por las audiencias de la radio y la televisión.

Al ser tipificadas así, era casi un pecado que un diario la publicara como nueva cuando ya otros medios lo habian hecho convenientemente. La aplicación de ese cedazo hizo que muchas noticias tuviesen una pronta caducidad, por lo menos a nivel de prensa escrita, lo cual no sucede ahora.

Por el contrario, lo que predomina y se estimula es el reciclaje de la noticia, es decir, su uso múltiple en distintos formatos en los multimedias de este tiempo.

La noticia es el insumo. El reciclaje es la variedad de formas de procesarla, aderezarla, formatearla y divulgarla. En el LISTÍN DIARIO, por ejemplo, una noticia compacta del impreso, solo texto, se fragmenta en varias porciones en el digital.

El digital, a su vez, le puede añadir imágenes de video o fotos que se correspondan con el objeto de la noticia. Y también sonorizarla con voz, en formato podcast, con música de fondo, o en el clásico modo informativo de un periodista que la narre.

La noticia puede reproducirse en otras plataformas de redes sociales con otros recursos visuales adicionales, haciendo que su vida útil sea más prolongada que la que tiene, digamos, en el formato impreso de un diario.

Las noticias de un diario impreso viven y mueren, literalmente, tan pronto el lector las consume. Por eso, los editores de los diarios vespertinos de antaño se cuidaban de no publicar “fiambres” en la edición de la tarde o del día siguiente.

Y eso también ocurría con los matutinos del día siguiente respecto a las publicaciones que, en su momento eran nuevas o exclusivas de los vespertinos de ayer, para no revivir “fiambres”.

Esto ya pasó a la historia. La noticia ahora tiene más vigencia, más “patas largas” para correr y llegar más lejos que antes, gracias al modelo de reciclaje que hoy impera en el ecosistema informativo moderno.