Unas Águilas épicas completan la remontada para alcanzar la corona 22

39

Comenzar y terminar un torneo en medio de la pandemia del COVID-19 hacía de la zafra 2020-2021 una especial, pero para el aguilucho la corona 22 será una inolvidable. Se requirió de épica, de raza, de nunca rendirse ante un rival a la altura si bien sin su historia, al que ni la cercanía y sus provocaciones lo motivan.

Las Águilas perdían la final 2-0 y cayeron contra las cuerdas 3-1 con la blanqueada 5-0. ¡Cuántos mensajes de frustración y despedida en las redes que habrá que borrar! ¡Cuánta gente que levantó la bandera blanca tras el cuarto partido!

La noche del lunes en el Julián Javier las Águilas Cibaeñas escribieron con su color amarillo de oro el último capítulo de la novela. La ofensiva que escaseó hasta el ecuador de la serie apareció, el relevo apareció cuando más se necesitaba y los de Félix Fermín se impusieron 7-4.

Johan Camargo jonroneó y anotó dos veces, Juan Lagares también voló la cerca y produjo dos vueltas y Jonathan Villar produjo dos anotaciones con dobles en un choque donde el cuadrangular del mexicano Luis “Pepón” Juárez dio la ventaja que nunca perdieron rumbo al triunfo.

En esos últimos tres partidos que cambiaron la serie los de Santiago sobreanotaron 17-12 a unos Gigantes que perdieron a sus abridores César Valdez y Paolo Espino por problemas de salud, al igual que a su entrenador Luis Urueta.

Con el triunfo, las Águilas vuelven a igualar al Licey en el número de cetros en la pelota dominicana. Ganadores en la 2017-2018, es el equipo que consigue un segundo título con el menor intervalo en la última década desde que el Escogido repitió coronas entre las campañas 2011-12 y 2012-13.

La primera final entre cibaeños ha dado al Gato Fermín su sexto anillo, todos con las cuyayas y primero desde 2007-2008. Uno que estira su marca de máximo ganador de torneos en el circuito.

El panameño Andy Otero abrió por las Águilas y contuvo en el primer tercio a los potros, que respondieron en el quinto con dos vueltas. Entonces entraron Luis Castillo (quinto y sexto), Gregory Soto (séptimo y octavo) para dejarlo en un solo hit en esos cuatro episodios. Neftalí Feliz subió en el noveno y en un tercio cedió dos imparables y una vuelta antes de que llegara Darío Álvarez para apagar la rebelión.