Trump enfrenta masiva protesta tras apenas una noche en la Casa Blanca

193
Tras su primera noche en la Casa Blanca, el flamante presidente de Estados Unidos Donald Trump enfrentará este sábado una masiva manifestación impulsada por mujeres cuya convocatoria ha corrido como riego de pólvora por las redes sociales.
Mientras Trump acaba su primer desayuno presidencial, decenas de miles de manifestantes se concentrarán en la capital estadounidense para pedirle más respeto a las mujeres, a los inmigrantes, a los musulmanes, a los discapacitados.
La «Marcha de las Mujeres», que espera reunir a 200.000 manifestantes y avanzar dos kilómetros por el «National Mall», donde Trump fue investido como presidente el viernes, es testimonio de la polarización de la sociedad estadounidense.
Una larga lista de oradores entre los que figuran el cineasta Michael Moore, la actriz Scarlett Johansson y la legendaria defensora de los derechos civiles Angela Davis calentará los ánimos de los manifestantes antes del inicio de la marcha.
Las cantantes Cher y Katy Perry y la actriz Julianne Moore también han anunciado su participación.
La convocatoria fue acogida también fuera de Estados Unidos: miles de australianos y neozelandeses dieron el sábado el pistoletazo de salida a la «Marcha de las Mujeres», previstas en todo el mundo.
Miles de hombres y mujeres se congregaron en Sídney y Melbourne, en Australia, y en Wellington y Auckland, en Nueva Zelanda, para protestar por el desprecio que Trump ha mostrado en múltiples ocasiones contra las mujeres.
«No sólo estamos preocupados por las mujeres», declaró una de las organizadores de la marcha en Sídney, Mindy Freiband. «Pensamos que muchas personas están amenazadas por este tipo de medidas», añadió, en alusión a algunos de los proyectos de Trump.
– «Un claro mensaje» 
«La Marcha de las Mujeres enviará un claro mensaje al mundo y a nuestro nuevo gobierno en su primer día en el cargo de que los derechos de las mujeres son derechos humanos», dijeron los organizadores.

Todo surgió con una idea de una desconocida abogada jubilada de Hawai, Teresa Shook, que creció como bola de nieve en las redes sociales.
«¿Y si las mujeres desfilaran masivamente en Washington durante la investidura?», preguntó. Cuando fue a acostarse, tenía 40 «Me gusta». Cuando se despertó, más de 10.000, y el llamado siguió creciendo.
Es la primera vez en 40 años que un mandatario recién elegido tiene una popularidad tan baja, de apenas 37%, según un sondeo de CBS News.
Aunque Trump ganó la elección con los 308 votos del colegio electoral, Hillary Clinton ganó el voto popular, con tres millones de sufragios más que su rival.