Sargento cancelado por firmar libro verde vive en hacinamiento

215
San José de las Matas, R.D.-Una habitación de la vivienda de su suegra, es el hogar donde reside junto a su esposa y dos hijos, Abel María Brisita Cepín, el sargento policial cancelado por firmar el libro verde de rechazo a la corrupción.
Para llevar hasta la casa, se requiere caminar por escalinatas improvisadas de cemento, construida por las familias que residen en la barriada.
Pese a las precariedades y la difícil situación por la que está viviendo, Brisita Cepín, quien apenas le faltan cuatro materias para concluir la carrera de psicología en la Universidad Abierta para Adultos (UAPA), rechaza las ayudas económicas que algunos sectores y personas han pretendido ofrecerle.
Hasta el momento, solo desea que se limpie su nombre y se le quite las tres supuestas faltas que cometió y que fueron las supuestas causas que llevaron a  su cancelación el pasado viernes, un día después de firmar el libro en el parque Duarte de Santiago.
“Ser pobre o vivir como pobre no es malo y no siento vergüenza. Yo no quiero hablar más de esto, pues no firme el libro contra la corrupción buscando fama o que me den ayuda. Solo por convicción”, expresa Brisita Cepín al hablar con reporteros de elCaribe.
El ex agente, está casado con Ernestina Estévez Cabral, empleada del área administrativa de la alcaldía de este municipio y es padre de dos niños, uno de cuatro años y otro de dos.
Brisita Cepín de 38 años de edad, pasó doce en las filas de la Policía Nacional.
La casa donde reside, construida de cemento y techada de zinc, está ubicada en la calle Félix Jáquez. Las complicaciones de salud de la madre de su esposa, hicieron que el sargento decidiera mudarse a la casa de Rosita Cabral, quien destaca las cualidades humanas de su yerno.
Bárbara Rodríguez, vecina del sub oficial retirado lo califica de una persona humilde y ejemplar.
“Lo único que ha hecho Abel es aportar a este municipio con su ejemplo. Estamos hablando de una persona valiosa y un buen ser humano”, expresa Bárbara Rodríguez.
El ex agente retirado ha visto recibir llamadas de políticos, pero las rechaza, pues dice, no hizo nada buscando dañar a nadie.
Indicó que solo ha aceptado la llamada del general retirado la Policía Nacional, Juan Manuel Taveras, quien se comprometió a intervenir para que le fueran quitadas las supuestas faltas que había cometido.
El Caribe