Papa destituye a prelados chilenos por abuso sexual

218

El papa Francisco destituyó a dos prelados chilenos acusados de abusar sexualmente de menores de edad y explicó públicamente cómo y por qué fueron expulsados de la Iglesia, en un aparente intento por mostrar mayor transparencia sobre cómo está respondiendo a la crisis mundial de curas señalados de abusos sexuales.

En una declaración inusualmente detallada emitida el sábado, el Vaticano anunció la laicización de Francisco José Cox, arzobispo emérito de La Serena, y a Marco Antonio Órdenes, obispo emérito de Iquique. Se trata de las expulsiones más recientes en la Iglesia católica en Chile y otros países luego de décadas de abusos y encubrimiento.

La declaración dejó en claro que los dos prelados fueron expulsados por abusar de menores de edad, con evidencia tan abrumadora que fue innecesario un juicio canónico. El nivel de claridad indica un nuevo grado de transparencia, a medida que Francisco lucha por superar los errores del pasado que parecieron minimizar la gravedad de los abusos.

El escándalo en Chile surgió meses atrás, cuando el papa desacreditó reiteradamente a las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, el cura depredador más conocido del país. Posteriormente, Francisco reconoció que había cometido «errores graves de juicio». Obtuvo cartas de renuncia de todos los obispos chilenos en activo y expulsó a Karadima del sacerdocio.

La declaración dejó en claro que los dos prelados fueron expulsados por abusar de menores de edad, con evidencia tan abrumadora que fue innecesario un juicio canónico. El nivel de claridad indica un nuevo grado de transparencia, a medida que Francisco lucha por superar los errores del pasado que parecieron minimizar la gravedad de los abusos.

El escándalo en Chile surgió meses atrás, cuando el papa desacreditó reiteradamente a las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, el cura depredador más conocido del país. Posteriormente, Francisco reconoció que había cometido «errores graves de juicio». Obtuvo cartas de renuncia de todos los obispos chilenos en activo y expulsó a Karadima del sacerdocio.

Juan Rojas, vocero de la agrupación de laicos de Juan XXIII de La Serena, donde Cox fue obispo, dijo que en vista de que el prelado ya no es un cura debe ser extraditado y juzgado en Chile. Cox vive desde hace muchos años en la casa central de la comunidad Padres de Schoenstatt, en Alemania.

Fuente, Listín Diario