Medias Rojas explotan y lideran la SCLA 2-1

180

BOSTON — El abridor de los Medias Rojas, el venezolano Eduardo Rodríguez, se bajó del montículo con una ventaja de seis carreras y un mensaje para Carlos Correa y para los Astros de Houston:

Ahora es el momento de Boston.

Tocándose la muñeca para imitar la celebración del puertorriqueño Correa en el primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, Rodríguez vio cuatro jonrones más de Boston, incluyendo un grand slam de Kyle Schwarber de récord, para una victoria el lunes por 12-3 que dio a los Medias Rojas una ventaja de 2-1 en el duelo al mejor de siete.

La burla molestó al manager de Boston, Alex Cora, quien le recordó a su lanzador que necesitan dos triunfos más para avanzar a la Serie Mundial por quinta vez desde 2004. El cuarto y quinto juego se disputarán en Fenway Park el martes y el miércoles.

«No es que esté enojado con él», dijo Cora, quien celebraba su 46to cumpleaños. «Nosotros no actuamos así. Nosotros salimos, jugamos y seguimos adelante».

Un partido después de que J.D. Martínez y el dominicano Rafael Devers sacudieran sendos grand slams, Schwarber envió un lanzamiento de 3-0 a 430 pies a las gradas del jardín derecho en el segundo inning.

Boston es el primer equipo de la historia con tres cuadrangulares con las bases llenas en una serie de postemporada.

«Electrizante. Es increíble», dijo el jardinero Alex Verdugo. «Puedes tener un gran swing y sacar cuatro carreras solo en esa jugada, es enorme».

«Es una de las mejores jugadas en el béisbol, hombre. Si cedes un grand slam, te hace perder mucho», agregó.

Martínez y Devers volvieron a batear vuelacercas, Christian Arroyo también la sacó del parque y el puertorriqueño Kiké Hernández conectó otros dos hits para Boston, que armaron una ventaja de 9-0 en los primeros episodios para sellar su segunda victoria al hilo.

El jardinero derecho Hunter Renfroe cerró el juego con una espectacular atrapada tras una línea bateada de Correa.

Los Astros necesitan ganar al menos uno de los dos próximos encuentros para forzar el regreso de la serie a Houston.

La derrota fue a la foja del abridor de los Astros, el mexicano José Urquidy, quien concedió seis anotaciones, cinco de ellas limpias, en cinco hits y dos pases por bolas en apenas un inning y dos tercios.