Manejador de Lalo Rodríguez entiende que los descuidos en las condiciones de salud lo dejaron sin vida

31

Un aplauso que retumbó por el residencial Sabana Abajo enmarcó el momento en que el cuerpo del cantante Lalo Rodríguez fue levantado del suelo, tras haberlo encontrado sin vida en la tarde del martes. Fue un homenaje espontáneo por parte de los residentes de esa comunidad que observaban la lamentable escena, ocurrida cerca de la cancha contigua al edificio 54 del mismo residencial.

El momento provocó, igualmente, una tristeza profunda entre los pocos allegados que se acercaron, entre ellos, el road manager, Francisco Pérez, quien por los últimos dos años trabajó de cerca con el salsero.

“Horita él me había llamado; anoche estábamos compartiendo y estaba tranquilo. y hoy me había llamado dos veces y le dije que venía para acá a buscarlo”, indicó Pérez notablemente afligido. Fue él quien hizo el reconocimiento del cuerpo previo a ser trasladado al Instituto de Ciencias Forenses, alrededor de las 5:44 pm, para las pruebas de rigor que determinen la causa de muerte.

Pérez se inclinó a establecer que la muerte pudiera ser resultado de los descuidos de Lalo en sus condiciones de salud, como la hipertensión, y no por una recaída en las sustancias controladas. Dijo que diariamente debía tomar dos medicamentos para controlar la presión arterial.

“Hace poco lo tuve que ir a buscar a emergencias; cuando lo estoy montando en el carro, llegaron los del 911 y tenía la presión por las nubes”, contó.

El coronel y Comisionado de Investigación Criminal, Roberto Rivera, indicó, por su parte, que según lo observado en la escena, la investigación apunta hacia dos vertientes: “O se trata de una sobredosis o algo natural que le haya dado y se haya desplomado en el lugar y le haya provocado la muerte”. No presentaba signos de violencia.

Rivera agregó que las personas en el residencial se mostraron un tanto parcas a comentar. “Unos (dicen) que estuvo todo el día aquí; unos lo ven desplomarse, otros dicen que no, así que no sé si lo trajeron y lo tiraron o si en efecto se desplomó ahí, así que esa parte esperamos también tener idea de si lo traen de allá para acá o si se desplomó acá”.

Pérez indicó que los hijos del artista, Jeramel, José Juan, Linda y Yariel (adoptado en 2006), así como la exesposa Wanda Torres Vázquez, fueron informados de la pérdida y aguardaría por ellos para coordinar las exequias.

“Espero que aquí en Carolina le den una despedida como se merece”, dijo llorando el manejador de gira. “Aquí criticamos cuando un cantante comete un error, pero no valorizamos lo que tenemos, porque estuve con él estos años y sé que no valorizamos lo que tenemos. Sin embargo, cuando uno va a otros países, Lalo a veces estaba hasta dos horas dando autógrafos. Lo querían mucho en otros países”.

Los próximos compromisos en tarima hubieran llevado a la voz del clásico de la salsa romántica, “Ven, devórame otra vez” a Canadá, España y Panamá.

Ubaldo Rodríguez Santos, nombre de pila del artista, nació 16 de mayo de 1958 en Carolina.

Aunque ya desde los 9 años cantaba en fiestas patronales en Puerto Rico, y en radio y televisión, fue a los 12 años que formalmente comenzó su carrera artística al unirse como cantante en la orquesta Tempo Moderno.

De acuerdo con datos de la Fundación Nacional para la Cultura Popular, debutó en un disco a los 16 años, con la orquesta de Eddie Palmieri. El álbum, titulado The Sun of the Latin Music, se convirtió en el primer álbum de salsa en obtener un premio Grammy anglosajón. El veterano salsero compartió que fue Palmieri quien lo bautizó con su nombre artístico “Lalo”.

En 1976 participó en la grabación Introducing Lalo Rodríguez & Simón Pérez, del músico y compositor Tommy Olivencia.