Lloran muerte de expelotero y mecánico asesinados a tiros en Bonao

La discusión, según las autoridades, fue iniciada por un tema musical que pedía el victimario

48

Como una tragedia inesperada y de mucho dolor, así calificaron los familiares el asesinato de dos hombres en esta localidad de la provincia Monseñor Nouel. El hecho ocurrió en la madrugada del día 1 de enero, en medio de las celebraciones de Año Nuevo.

Los fallecidos, Francis Joel Vizcaíno, de 34 años, quien era un expelotero que había sido firmado en el 2007 por los Nacionales de Washington y transferido en su última temporada, el 2010, a los Rays de Tampa Bay.

Durante sus cuatro temporadas en las ligas menores (Dominican Summer League), tuvo récord positivo como lanzador zurdo de 7-6, con efectividad elevada de 4.79 al permitir 87 vueltas limpias en 163 innings y un tercio, jugó en 64 partidos, 24 como iniciador y con un juego completo, permitió 158 hits, seis jonrones, 115 bases y 156 ponches. Salvó un partido.

Según contaron familiares, actualmente tenía una financiera (Moto préstamo) y una tienda de ropas (boutique), también era el principal entrenador de la escuela de béisbol La Salvia, y padre de dos niñas, una de dos años y otra de cinco.

El otro fallecido, Wilfredy Sánchez Ureña, de 25 años, era mecánico, padre de tres hijos y estaba casado con una hermana del expelotero.

En el sector San Pablo, de la calle Pedro Santana donde ocurrió el hecho, ambos fueron definidos por familiares y amigos como personas muy humildes, hombres de trabajo y que no buscaban problemas con nadie. En el caso del expelotero Vizcaíno, quien negociaba con préstamos personales, según indicaron conocidos, este resolvía muchos problemas en la comunidad de personas necesitadas económicamente.

Testimonios de amigos y familiares sobre las víctimas

«Un muchacho trabajador desde los 11 años, trabajaba en un taller», contó Wilson Noel Sánchez Ureña, hermano del mecánico asesinado y cuñado del pelotero.

«Ellos siempre venían para acá, a hacer teteos (los matadores), que paguen por lo que hicieron, no fue unos sin familia que mataron…eso no se va a quedar así.», expresó Carlos Rodríguez, allegado de las víctimas.

«Nosotros somos seis hermanos varones y dos hembras y nunca ninguno de nosotros escuchamos de Francis un mal comportamiento, era un muchacho humilde, le pueden preguntar a quien quiera de por aquí.», indicó Enrique Vizcaíno, padre del herido en el hecho.

«Aquí todo el mundo está de luto, aquí no se prendió un radio en ninguna parte después que pasó eso.», señaló Ramón Eladio Sepúlveda, morador del sector.

Investigación policial del caso

Los agentes de la Dirección de Investigaciones Criminales (DICRIM), de la Policía Nacional con asiento en Bonao, continúan la búsqueda de los dos acusados de disparar y matar los dos hombres y de causar también heridas en una pierna, a otro identificado como Miguel Cepeda Canela.

Por el hecho se busca a Mairenín Alberto Jiménez y uno apodado como «La Briche.», contra estos y otros posibles involucrados, se está procediendo con las solicitudes de órdenes de arrestos y allanamientos, vía el Ministerio Público.

Prontuario delictivo de Mairenín

Testigos del suceso contaron a Diario Libre, que el principal victimario «Mairenín», tiene fama de matón de barrio y supuestamente posee en su historial, asesinar a tiros otras personas en su pasado, sin ser alcanzado por el brazo de la justicia, aseguraron.

El dato de antecedentes delictivos, también fue confirmado por una fuente policial del área de investigaciones policiales de Bonao, quien aseguró vía telefónica a este medio, que el acusado poseía varias fichas (reportes), por otros delitos cometidos antes de este último hecho de sangre, que suma a su historial, indicó la fuente que pidió reservar su nombre.

También en el velatorio personas dijeron a este diario, que el nombrado Mairenín, ha llamado vía telefónica a allegados y familiares de las víctimas ofreciéndoles dinero «que con cuánto se resuelve el caso», habría propuesto el acusado.

En la funeraria Taveras, ubicada en la calle Duarte de Bonao, eran velados los cuerpos de los dos fallecidos en el trágico suceso.