Hermano de hombre ultimado por un policía: nos sentimos más seguros con los delincuentes

“Nosotros tenemos una seguridad que sale a reprimirnos y hacernos daño, cuando su rol debe ser el de llevar seguridad y tranquilidad a la población”, declaró Rafael Valerio Pérez, residente en el lugar.

49

Irritación e impotencia ha generado la muerte violenta de un joven de 26 años a manos de un agente policial, en momentos que supuestamente enfrentaba a tiros a un presunto delincuente en el sector Hato Mayor, al este de Santiago.

Sin embargo, las imágenes de una cámara de seguridad captaron el momento que Pedro Antonio Guzmán cae de una motocicleta al ser impactado por un proyectil disparado por el raso Bladimir de la Rosa Valdez mientras éste corría detrás del presunto delincuente, quien fue apresado luego del crimen.

En las imágenes se ve cuando el alistado sigue la persecución a pesar de que hirió de bala al hoy occiso.

Los lugareños condenaron la actuación del agente, al tiempo que demandaron justicia.

Dijeron sentirse atemorizados por la agresividad con que actúan los agentes policiales.

“Nosotros tenemos una seguridad que sale a reprimirnos y hacernos daño, cuando su rol debe ser el de llevar seguridad y tranquilidad a la población”, declaró Rafael Valerio Pérez, residente en el lugar.

Richard Alberto Mata Martínez, hermano de la víctima, considera que la sociedad se siente más segura estando acompañada de los delincuentes que de los agentes policiales.

Hizo referencia al asesinato, también a manos de agentes policiales, de la arquitecta Leslie Rosado, ocurrido en Boca Chica, así como de Elisa Muñoz Marte y Joel Díaz, la pareja de esposos cristianos muertos en un retén en Villa Altagracia.

“En vez de ellos -los agentes- proteger a uno están sembrando terror matando gente inocente. Estamos en un punto en que no nos sentimos seguros cuando están realizando sus patrullajes”, señaló impotente Richard Alberto.

El joven fallecido, muy querido entre los moradores, era cobrador en una financiera.

Suspenden raso

Tras el crimen, la Policía Nacional suspendió y puso a disposición del Ministerio Público un agente de la institución que, en servicio de patrulla, mató en medio de un patrullaje al joven.

El informe de la uniformada, realizado de acuerdo a la versión del agente, el hecho ocurrió cuando en sus labores de patrullaje junto a otros integrantes de la institución, detectó un hombre portando un arma de fuego en sus manos, quien, al notar la presencia policial, disparó contra la patrulla siendo en esas circunstancias que el raso respondió la agresión, impactando de manera «accidental» en la cara del occiso.

Guzmán conducía una motocicleta en compañía de una mujer al momento del trágico hecho.

La institución dijo que la acción iba dirigida a contrarrestar la agresión a tiros de Luis Ángel Cruz Tavares, (Pichón), quien fue detenido, ocupándole una pistola sin documentos.

El cadáver de Guzmán fue trasladado al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), para los fines de autopsia.