Familia Blas Olivo había advertido que se debía proteger vida de acusados del crimen

167
El pasado 4 de junio la familia del asesinado periodista y economista Blas Olivo advirtió a las autoridades que se debía proteger la vida de los acusados de ser los autores del crimen ocurrido el 12 de abril en Bonao, porque era la única manera de descubrir toda la verdad sobre el caso y llegar hasta los autores intelectuales.
Sin embargo, hoy, viernes 12 de junio, las autoridades informaron que José Miguel Rodríguez Almonte, alías Job, el principal sospechoso de ser el cabecilla de una supuesta banda que habría matado a Blas Olivo, fue muerto a tiros en un “enfrentamiento” con las autoridades del Centro de Corrección y Rehabilitación de Monte Plata, donde se encontraba pagando una condena de 30 años por otros casos de homicidio.
El día 4 de junio habló Dalin Olivo, hermana de Blas Olivo, en una rueda de prensa que la familia ofreció junto al Colegio Dominicano de Periodistas (CDP).De esta manera se hizo realidad el temor expresado por la familia de Blas Olivo a las autoridades del Ministerio Público y de la Policía Nacional, cuando afirmaron que la integridad física y los derechos fundamentales de los presuntos autores del asesinato debían de ser celosamente salvaguardados porque su testimonio sería “la única forma de llegar hasta los autores intelectuales”.

“No queremos aparecidos en intercambios de disparos, los queremos vivos, porque eliminar el delincuente significa eliminar la arquitectura y el origen del crimen”, señaló.
En esos días ya había sido muerto a tiros por una patrulla policial otro de los sospechosos de participar en el asesinato de Blas Olivo.
Asimismo, la esposa de Blas Olivo, Raquel de la Cruz viuda Olivo, expresó:
“Es muy triste tener que reconocer que ha sido necesario que se derrame la sangre de este distinguido periodista para poder desmantelar una poderosa y terrible banda criminal que ha llevado mucho dolor a la familia dominicana”.
Tanto los familiares de Blas Olivo como los directivos del Colegio de Periodistas (CDP), dijeron entonces que no estaban completamente satisfechos ni convencidos con la versión que las autoridades habían dado sobre el motivo del asesinato del periodista y economista.
Fuente, Acento