Condenan a cinco años de prisión al expresidente de la Corte Suprema de Panamá

184
La «histórica» sentencia de 5 años de prisión impuesta ayer al expresidente de la Corte Suprema de Justicia de Panamá Alejandro Moncada Luna fue recibida con reacciones de aprobación y con la expectativa de que la justicia alcance a otros investigados por corrupción.
Expresidentes y analistas consultados por Efe coincidieron en que el proceso y la condena de Moncada impacta positivamente en la imagen del país por combatir la corrupción, pero asimismo esperan que se haga otro tanto con exfuncionarios del Gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014) imputados como corruptos.
El exmagistrado fue sentenciado por una subcomisión parlamentaria que aceptó el acuerdo extrajudicial en el que Moncada reconoció ser culpable de enriquecimiento injustificado y falsedad ideológica, dos de los cuatro delitos de corrupción por el que fue investigado.
Moncada, quien hoy perdió el cargo de magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que tenía desde 2010, fue ingresado inmediatamente en El Renacer, cárcel donde desde diciembre de 2011 cumple condenas por un total de 60 años el exdictador Manuel Antonio Noriega.
El expresidente Ernesto Pérez Balladares (1994-1999) dijo a Efe que al aceptar Moncada su culpabilidad no queda duda de que lo actuado por el fiscal y las jueces de garantía «no da una esperanza a los ciudadanos».
Balladares indicó que espera que el ”rgano Judicial «haga otro tanto con los muchos imputados por actos deshonestos durante la administración de Martinelli», y a éste, remarcó, «que la CSJ lo juzgue y las entidades responsables logren la devolución de los dineros robados al pueblo panameño».
Desde que tomó posesión en julio de 2014, el Gobierno del actual presidente Juan Carlos Varela ha interpuesto una veintena de denuncias contra funcionarios de la administración por delitos contra la administración pública.
La CSJ abrió el pasado 28 de enero un proceso por los supuestos delitos contra la Administración pública a Martinelli, quien está fuera del país y sostiene que es víctima de una «persecución política» dirigida por su antiguo aliado electoral Varela.