¿Comunicador? No… periodista

172
El Día del Periodista cae este año en domingo. Muy apropiado, ahora que el 24/7 de las redacciones está pasando de ser una metáfora a algo bastante parecido a la cotidianidad. La «culpa», por supuesto, es de Internet, ese asombroso invento, ocurrencia, descubrimiento, que en 20 años ha cambiado la vida de todos para siempre. 
Hablan de la crisis de la profesión y de la prensa en general, cuando en realidad nunca ha habido tantos lectores, tantas maneras de llegar a ellos y tanta gente con ganas de enterarse y actuar.
Si los periódicos gratuitos como Diario Libre democratizaron el acceso a la información, las ediciones digitales refuerzan esta universalidad y otorgan su sello de confiabilidad en un ecosistema donde todo puede confundirse y a cualquiera le engañan.
¿Crisis de la prensa? Ni tanto. Las noticias ahora son gratis, nos llegan no sabemos ni cómo, a través de las redes sociales, del teléfono, están en todas partes a todas horas.
Enterarse es gratis… pero la información no. La información es lenta, es rigurosa, es contrastada, es depurada, contextualizada. La información despierta inquietudes, da respuestas, descubre ángulos. Cambia a quien la lee. 

 Alguien decidió un día que los periodistas se llamarían comunicadores. «Comunicador social». ¿Por qué? ¿Quién se lo inventó? ¿No es eso una redundancia? ¿Existe el comunicador no social? ¿Les parece «poco» ser periodista?
Somos la única profesión que hizo creer que cualquiera la puede ejercer: «periodista ciudadano» decíamos…  ¿Hay otro gremio capaz de tanta generosidad?
IAizpun@diariolibre.com