CMD llama a paro de 48 horas por crisis hospitales

170
El Colegio Médico Dominicano (CMD) iniciará mañana un paro de 48 horas en todos los hospitales del país para reclamar del Ministerio de Salud Pública mayor atención a esos centros asistenciales, que según la entidad profesinal “son una calamidad, por su estado progresivo de deterioro”.
El doctor Pedro Sing, presidente del CMD, dijo además, que el paro será en respaldo a los médicos del hospital Luis L. Bogaert, de Mao, y de la línea noroeste, que cumplieron más de un mes en huelga, en reclamo de mejores condiciones laborales y nombramiento de especialistas.
Sing deploró que las condiciones en que se encuentran los hospitales del país detienen el proceso de gestión de salud y limita las labores de los médicos en esos establecimientos del Estado.
Dijo que hay 52 hospitales que son sometidos a reconstrucción, pero la mayor parte de los trabajos están paralizados o abandonados, principalmente en las provincias Valverde, Montecristi, Dajabón y Santiago Rodríguez.
El CMD en Valverde, que preside el doctor Pedro Nicasio, inició el paro de labores indefinido en las áreas de consultas y cirugías electivas en los hospitales de Mao, Esperanza, Laguna Salada, Amina, Pueblo Nuevo, Peñuelas, de Valverde, protesta que se extendió a las otras tres provincias del Noroeste.
Sing indicó que los médicos de Valverde piden el nombramiento de cirujanos, anestesiólogos, ortopedas, médicos internistas y terminación de los trabajos de remozamiento de los centros de salud.
Además, la instalación y equipamiento de un banco de sangre en el hospital Luis L. Bogaert, una sala de cuidados intensivos, que el servicio de rayos X funcione 24 horas, una unidad de internamiento para salud mental, equipos de tomografía, entre otros.
El presidente del MCD deploró las condiciones en que trabajan los médicos de los centros de salud de la región noroeste, a los cuales dijo que acuden a diario miles de pacientes, en su mayoría haitianos, que ameritan atenciones especializadas, pero las salas de cirugía carecen de lámparas, hay filtraciones en los techos y los utensilios crean bacterias que afectan a los pacientes.