Tener tu negocio en e-commerce tiene más beneficios de los que te imaginas. Atrévete a dar el paso aunque tengas un punto de venta físico.
  • Una cartera de clientes sólida que cruza la puerta de tu local no es suficiente.

  • La pandemia de Covid 19 propició el aislamiento social y las ventas online.

  • El e-commerce es una tendencia que se acelera cada año.

Cientos de miles de personas en todo el mundo adaptaron sus hábitos de consumo con la pandemia por Covid 19, lo que representó un crecimiento constante del e-commerce.
Por lo tanto, la sugerencia para mejorar las finanzas de tu negocio es tener una tienda online, independientemente que tengas un punto de venta.
Esta adaptación tendrán que hacerlo en especial aquellos emprendedores que deseen crecer o incluso sobrevivir a la nueva normatividad en el mundo.
La Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO) reveló que en México cinco de cada 10 empresas encuestadas manifestaron que están duplicando su crecimiento gracias a sus ventas online.
Si estás enfocado en la recuperación del negocio, estas son las razones más importantes por las que deberías tener una tienda online.

Razones para incursionar en el e-commerce

Las búsquedas web definen las decisiones de compra

Cuando los consumidores necesitan adquirir un bien, lo primero que hacen es buscar en internet.
Recuerda que desde la comodidad de una computadora o un smartphone, no solo podemos comparar marcas, características específicas de un producto y precios.
También  es posible acceder a ventajas como los envíos gratuitos o las compras a meses sin intereses.

Tus clientes potenciales ya están en línea

De acuerdo a la Asociación de Internet MX, ocho de cada 10 usuarios online realizaron alguna compra en línea.
No importa cuál sea tu giro de negocios, seguramente esos clientes que estás buscando ya están haciendo compras online.

Llegarás a otras ciudades, estados y países

Las ventas de una tienda física siempre van a estar limitadas por su ubicación geográfica.
En las ciudades grandes, esto puede ser una desventaja frente a tu competencia.
Con el e-commerce, en cambio, tus productos pueden cruzar incluso las fronteras.

Tu tienda estará siempre abierta

En tu tienda física, tienes horarios específicos de apertura y de cierre.
Esto puede limitar la llegada de clientes. Mientras que una tienda online opera las 24 horas de los siete días de la semana.
Sin embargo, deberás informar siempre cuál es el horario de atención al cliente en caso de consultas o quejas, para no generar falsas expectativas y evitar enojos.

El bajo costo de operación

Abrir una tienda física significa una gran inversión, debido a costos como la renta y el depósito, las remodelaciones del local, la compra de muebles y computadoras, o el pago de servicios como la luz o un sistema de alarmas.
Desarrollar un e-commerce propio no es gratuito, pues hay que pagar por el desarrollo de la tienda, además del dominio y del hosting.
También tendrás que invertir en campañas de marketing digital para que los productos aparezcan en los buscadores.
Pero aún así, los costos resultan más accesibles.

Una buena idea para comenzar tus ventas online es hacerlo a través de Facebook ecomerce, Instagram ecomerce o WhatsApp shop que ya estan disponible totalmente gratis.