Caso por muerte de viceministro sigue abierto

193

El jefe de la Policía Nacional, Manuel Castro Castillo, dijo que las investigaciones en torno a la muerte del viceministro de Energía y Minas, Victoriano Santos y su hijo, Víctor Manuel Santos, siguen abiertas.
“Claramente nosotros pusimos a conocimiento público que la investigación quedaba abierta, por si salía cualquier otro elemento o resultado, o cualquier otra persona implicada en el caso. Si en esta fase, que es una fase de investigación penal, ellos dan con cualquier tipo de declaración o hacen cualquier tipo de acusación, entonces corresponde al Ministerio Público profundizar la investigación penal”, dijo el jefe policial.
“La investigación en ningún momento la hemos cerrado; dijimos en su momento que siguen las depuraciones, el trabajo de inteligencia y se sigue profundizando a un más; cualquier elemento que surja será investigado y se va a poner a disposición de la justicia porque la investigación fue abierta, transparente y no se oculta absolutamente nada”, indicó.
Castro Castillo habló en estos términos al ser cuestionado sobre la llamada que hizo al noticiero Enfoque Final de NCDN del recluso Isauri Sánchez de los Santos, uno de los acusados de asesinar al viceministro de Energía y Minas y su hijo.
Sánchez manifestó que un alto político de Cotuí es el responsable de ambos asesinatos, aunque  rehusó revelar el nombre de esa persona.
Sostuvo que a él y a los demás imputados los contrataron para secuestrar al viceministro, pero que todo se complicó y que por eso lo mataron.
Sánchez, quien guarda prisión en la cárcel de Moca, manifestó que si el Ministerio Público no llega a un acuerdo como habían establecido para dar los nombres de quienes mandaron a matar al viceministro, entonces no va a decir quién es el autor intelectual y afirmó que la persona es un político de Cotuí que “ronda entre las narices de los familiares”.
“La motivación de mi llamada es que con la Fiscalía de Cotuí y los familiares de Victoriano Santos Hilario se hizo un acuerdo, el cual consistía en depositarnos en una cárcel cerca de nuestros familiares en la capital y nosotros les íbamos a dar los nombres de los que nos pagaron por el sicariato y les dimos dos. 
Entonces la motivación de mi llamada fue que si en un tiempo de una semana no se nos cumple el trato, ese nombre no será revelado nunca”, sostuvo. 
El Caribe