SIDA: el contador macabro que no para- 35 millones de muertes y subiendo

17

Los datos del SIDA siguen siendo alarmantes. Esta infección fue ignorada por mucho tiempo, hasta los primeros reportes de pacientes inmunodeprimidos que presentaban enfermedades catalogadas como oportunistas en el año de 1981. Casi 40 años después seguimos en la casilla de salida pero con 35 millones de fallecidos en las necrológicas. Aunque hoy en día conocemos más acerca de este virus, las formas de transmisión, signos y síntomas, pruebas diagnósticas y tratamiento; muchas personas a nivel mundial, aproximadamente el 40%, desconoce que está infectada. El peligro de la ‘ignorancia’ es mayúsculo para el resto de la población, de hecho en España el 60% de los nuevos casos de VIH los provocaron pacientes aún no diagnosticados.

Cifras que no consuelan

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 37 millones de personas viven con el VIH en todo el mundo; de ellas, poco más de la mitad, 19,5 millones, tienen acceso a la terapia antirretrovírica, un aumento con relación a los 17,1 millones de 2015 y a los 7,7 millones de 2010. Esto acceso a los medicamentos ha hecho descender la mortalidad un 26% en los últimos cinco años.

Desde el comienzo de la epidemia, 76,1 millones de personas han contraído la infección y 35 millones han muerto a causa de enfermedades relacionadas con ella (1,8 lo hicieron en 2016). En este último aspecto, la tuberculosis continúa siendo la principal causa de muerte entre las personas que viven con el VIH, y es responsable de aproximadamente una de cada tres muertes relacionadas con el virus.

Crónica de una muerte anunciada en 2030

Ni los 19.100 millones de dólares disponibles para dar respuesta al SIDA en los países de ingresos bajos y medios consiguen frenar este macabro contador de muertes. ONUSIDA estima que se necesitarán 26.200 millones de para dar “una respuesta más eficaz” en 2020, y otros 23.900 millones en 2030.

El pasado mes de junio se hacía pública la nueva Declaración Política adoptada por los estados miembros de Naciones Unidas para poner fin al sida como amenaza para la salud pública en 2030. Esta declaración incluye un conjunto de objetivos y acciones específicos y con plazos concretos que deben alcanzarse si el mundo desea acelerar la respuesta y poner fin a la epidemia.

El África subsahariana enfrenta la carga más grande del VIH/SIDA a nivel mundial, representa el 65 % de todas las nuevas infecciones por el VIH. Otras regiones afectadas de manera significativa son Asia y el Pacífico, Latinoamérica y el Caribe, y Europa Oriental y Asia Central.

https://www.elsevier.com/es-es/connect/actualidad-sanitaria/sida-el-contador-macabro-que-no-para-35-millones-de-muertes-y-subiendo