Proteja su doble sueldo ¿Cómo evitar los fraudes electrónicos y el robo de dinero de sus tarjetas?

127

Evitar el robo de información sobre los clientes y, en consecuencia, los consumos fraudulentos, es uno de los grandes desafíos de muchas industrias, y principalmente de la banca.

Aunque se realizan esfuerzos para disminuir los riesgos, no se ha encontrado una solución perfecta a amenazas y los fraudes electrónicos.

Si bien las organizaciones invierten cuantiosos recursos en tecnología de seguridad, también los usuarios están llamados a implementar mejores prácticas para disminuir las posibilidades de ser víctima de una amenaza.

En este artículo citamos algunas medidas que ayudarán a utilizar de forma más segura las herramientas de interacción a través de la web.

  1. Monitorea tus consumos

Es muy recomendable que hagas un monitoreo de las transacciones que realizas con tu tarjeta de crédito.

Para ello, mantén tus accesos habilitados: si tienes algún inconveniente con el manejo de la plataforma de tu banco o con tu contraseña comunícate con tu entidad financiera para que te provea ayuda.

Si detectas un consumo que no reconoces, repórtalos de inmediato, para que bloqueen tu tarjeta y se inicie una investigación del caso. 

  1. Protégete contra los programas maliciosos

Asegúrate de tener en tu computadora aplicaciones de seguridad como los antivirus.

Recuerda que, además de descargarlos, debes mantenerlos actualizados para que sean efectivos ante nuevas amenazas que se propagan por la web.

No descuides la protección de tu navegador (Chrome, Safari, Mozilla, etc.). Manéjate en la versión más actual de tu explorador para que te beneficies de las mejoras en materia de seguridad —y otros aspectos— que realizan los desarrolladores.

  1. Ojo con las páginas que visitas

Sé cuidadoso con los sitios web que visitas: páginas de películas, música, vídeos y programas gratuitos, por ejemplo, podrían tener un precio muy alto: software malicioso que se queda en tu navegador o tu computadora y que te expone al robo de datos.

IMPORTANTE: verifica que las páginas en que navegas cuenten con un candado de seguridad y que comience con “HTTPS” (con la “S”).

Siempre que sea posible evita conectarte a redes wifigratuitas. Son muy inseguras.

  1. Crea contraseñas seguras

No te manejes con claves de acceso fáciles de adivinar. Usa tu creatividad y genera contraseñas fuertes: de al menos 10 caracteres, que incluyan mayúsculas, minúsculas, símbolos y números.

Sé cauto con la idea de repetir las claves de acceso. Piensa en la posibilidad no tan remota de que alguien dé con ella: tendrá acceso a más de un de tus cuentas personales. Por último, modifícalas cada cierto tiempo.

  1. Usa con cautela tu email

A través del correo electrónico se reciben y se envían informaciones muy relevantes.

A veces confiamos demasiado en que alguien no podrá jaquearlo y llegamos a cometer acciones tan arriesgadas como enviar mensajes con los números de las tarjetas de crédito, contraseñas y otros datos importantes.

Para disminuir el riesgo de ser víctimas de un fraude electrónico a través del email es recomendable no hacer esto.

Además, es recomendable evitar darle nuestra dirección personal a todo el mundo: páginas web de descargas, formularios de asistencia eventos, redes sociales, etc. Mientras menos expuesto está tu correo electrónico de uso personal, mejor.

Asimismo, se desaconseja abrir enlaces o descargar archivos de correo basura (no solicitado).

No sigas enlaces desde tu correo: mejor teclea la dirección en el navegador.

Se sugiere también evitar ser parte de las cadenas de mensajes: puedes estar difundiendo una oración, una frase o una imagen bonita, pero eventualmente podría tratarse de un virus que afecte a miles de personas.

 Al recibir correos sospechosos de nuestro banco —pidiendo cambio de claves no solicitados, con enlaces a sitios web que pudieran ser reales falsos— hay que ser muy precavidos.

Sobre todo cuando piensas que es un mensaje de tu banco, fíjate de detalles como que el saludo está personalizado, por ejemplo. Los correos fraudulentos suelen ser muy generales, no te llaman por tu nombre. Empieza, por ejemplo, con “Estimad@” en vez de “Señora María Pérez”.

  1. Cuando compres por internet

En internet hay muchas páginas vendiendo de todo. Recuerda no uses tu tarjeta en cualquier página procura que esta sea segura HTTPS y si vas a usar tu tarjeta te recomiendo un intermediario como Pay pal, es muy seguro y tu información está cifrada y mucho más segura a la hora de realzar compras en línea.

Evitar caer en fraude y analiza cada paso que des con tu tarjeta de crédito en internet.