El país ya tiene una Ley de Partidos Políticos cerca de 20 años después

34
Los Senadores, mientras aprobaban la Ley de Partidos Políticos

SANTO DOMINGO. El Senado aprobó ayer, en única lectura, las modificaciones que hizo la Cámara de Diputados al proyecto de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos y convirtió en ley la norma que comenzó a discutirse en le periodo de gobierno 2000-2004. Ahora será enviada al Poder Ejecutivo para su promulgación u observación.

De los 27 senadores presentes en la sesión extraordinaria, 25 votaron a favor de la ley mientras que dos votaron en contra (Dionis Sánchez y Prim Pujals) y cinco no asistieron por varias razones.

A diferencia de la ocasión anterior, cuando el senado aprobó la Ley de Partidos, los senadores leonelistas no abandonaron la sesión, pero votaron en contra. Sánchez dijo que su voto en contra no tiene que ver con su simpatía por Fernández, sino porque es contraria a la Constitución y no descartó acompañar a los diputados que han dicho que recurrirán ante el Tribunal Constitucional.

El proyecto, al igual que en la Cámara de Diputados, contó con el voto favorable de los senadores del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Santiago Zorrilla y José Paliza.

Al inicio de la sesión, que tenía ese único punto en agenda, el senador por Barahona, Edis Mateo, solicitó que la iniciativa sea liberada de trámite de comisión.

Al inicio de la sesión, el presidente Reinaldo Pared Pérez leyó el artículo 99 de la Constitución, que indica que cuando un proyecto es devuelto de una cámara legislativa a otra, solo se aprueba en única lectura, una sola discusión.

Pocos debates

A diferencia de la Cámara de Diputados donde hubo más de seis horas de debates entre los legisladores, solo los senadores Amable Aristy Castro, Euclides Sánchez, Santiago Zorrilla, José Hazim Frappier y Rubén Darío Cruz hicieron uso de la palabra y sus intervenciones fueron breves.

Aristy Castro, representante de la provincia La Altagracia, dijo: “Hoy para mí país es un día histórico” y pidió a los partidos que no están de acuerdo con el proyecto que lo estudien en profundidad por considerar que la democracia sale fortalecida, pues la ley que se aprueba “es una ley completamente moderna”.

Mientras que Euclides Sánchez, de La Vega, consideró que el tope fijado para los aspirantes a senador es muy alto, tomando en cuenta algunas provincias que tiene un alto porcentaje de votantes y descartó el método de la encuesta porque a juicio suyo en el mundo no hay una encuestadora que tenga fe pública.

Asimismo, Santiago Zorrilla, vocero del PRM, consideró que con esta nueva normativa se devolverá la confianza de la población en los políticos, porque les pondrá régimen a sus protagonistas y limitará las campañas a destiempo. “Esta no es la ley ideal que desea el país, pero sí es la posible que se pudo lograr con el consenso de las diferentes organizaciones y de la sociedad de República Dominicana”.

“Hoy en día vamos a brindarle a la sociedad una ley de partidos y no tengo dudas que esta legislación fortalecerá el sistema de partidos y el sistema democrático. Esta ley acabará con el transfuguismo, regulará los recursos, asigna cuota privilegiada a la mujer y a la juventud, es un paso de avance para el país”, expresó el senador por San Pedro de Macorís, José Hazim.

El objetivo de la ley aprobada

Según el artículo I de la referida pieza, el objetivo de esta ley es regular el ejercicio del derecho de todos los ciudadanos a organizar partidos, agrupaciones y movimientos políticos o formar parte de ellos, y establece las normas que regirán la constitución y reconocimiento, organización, autorización, funcionamiento, participación en procesos electorales, vigilancia, sanciones y disolución de los partidos, agrupaciones y movimientos políticos, para afianzar la libertad de asociación consagrada en la Constitución, establecer los procedimientos para la libre organización de partidos, agrupaciones y movimientos políticos y garantizar el derecho de los dominicanos a afiliarse o renunciar a cualesquiera de ellos.

Fuente, Diario Libre